Sáb11182017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Especiales Alfredo Di Stefano y su relación con los caballos de carrera

Alfredo Di Stefano y su relación con los caballos de carrera

09 Julio 2014 -  by Carlos Moyano

Los amantes del fútbol tuvimos que dejar de lado la euforia que vivimos en estos días gracias al Campeonato del Mundo para lamentar la partida del primer astro del balompié. Porque antes de Pelé o Maradona, el nombre de Alfredo Di Stefano era el símbolo del buen juego, la destreza y la garra.

Pero si la Saeta Rubia fue estrella del Deporte Rey, también fue un apasionado del Deporte de los Reyes. Es por eso que el prestigioso Diario Marca, de España, dedicó un artículo a la afición de Di Stefano a los caballos de carrera y que reproducimos en Perú Hípico gracias a una gentileza de su autor, Carlos Moyano. Para disfrutarla y guardarla.

Victorias con “Whisky”

Madrid, España (Tomado del Diario Marca). Alfredo di Stefano fue un gran apasionado al mundo del turf. Como buen argentino, su pasión por las carreras de caballos le surgió desde muy pequeño. Ya como jugador y posteriormente como entrenador, en cuanto tenía un domingo libre, acudía tanto a La Zarzuela como a San Sebastián a ver las carreras y disfrutar de los hipódromos.

En La Zarzuela tenía una mesa fija en el bar de Preferencia, en donde se reunía con Héctor Rial, Pancho Puskas y Marquitos. En 1960 los cuatro formaron la cuadra Madrid y con Whisky, un caballo con el que ganaron dos carreras en su temporada de tres años. Al año siguiente lo vendieron a la familia Covarrubias, que le cambió el nombre por Águila Corredora y logró la victoria en el Gran Premio General Franco, batiendo a Nertal, el campeón de entonces. Di Stefano comentaba que nunca debieron vender ese caballo, y se llevó un gran disgusto cuando este ejemplar, montado por Román Martín, batió a Nertal, al que montaba el mítico Claudio Carudel.

Alfredo tenía una gran amistad con Carudel y siempre apostaba por él, fuese la carrera que fuese. También fue muy amigo de Antonio Blasco y Marita Villalonga, propietarios de la cuadra Rosales, que le permitían bautizar al potro que más le gustaba cada temporada. De ahí vienen los nombres de Argentino, River Plate, etc.

El caballo preferido de Di Stefano fue Chacal, uno de los míticos campeones de la historia del turf español. El campeón de la cuadra Rosales ganó todas sus carreras, menos el Gran Premio de Madrid de 1974. Cuentan que Alfredo salió muy cabreado del hipódromo aquel día. Horas más tarde el Madrid vencía por 4-0 al Barcelona en el final de la Copa.

Di Stefano era un enamorado de San Sebastián, allí acudía a veranear todos los años y a ver la Copa de Oro, una de las máximas distinciones que otorga el consistorio donostiarra, por su vinculación con la ciudad y el hipódromo de Lasarte.

 

Foto: Archivo Diario Marca

 

Modificado por última vez en Miércoles, 09 Julio 2014 14:30

131 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.