Mar11212017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Entrevistas Benjamín Cacha Padilla: “Siempre tengo presente que el retiro se va a dar”

Benjamín Cacha Padilla: “Siempre tengo presente que el retiro se va a dar”

13 Julio 2014 -  by Néstor Obregón Rossi

Benjamín Cacha Padilla parece estar jugando el alargue de su carrera como jockey. Y en esa etapa, muy lejos del agotamiento que puede causar una trayectoria dilatada, viene demostrando que hay mucho por dar, que el juego no termina.

Con 37 años de edad (casi 22 dedicados a la profesión de jinete), líder dos veces de la estadística general (2004 y 2005), más de 2200 carreras ganadas en Lima (el 9% clásicos) y luciendo su estilo en Arabia, Estados Unidos, Argentina, Brasil y Ecuador, el ‘Benja’ hace un repaso de su trayectoria y habla con la voz de quien parece haberse alimentado de la experiencia.

¿Cómo consideras o tomas este momento de tu carrera?

Con entusiasmo. He tenido una racha media complicada, pero sabía que en algún momento esto tenía que revertirse. Yo siempre seguí trabajando igual, nunca cambié nada, como para decir que por ahí empezó ese momento donde las cosas no se daban. Siempre mantuve el mismo ritmo de trabajo y gracias a Dios se está revirtiendo esta situación.

¿Qué es lo más difícil que te ha tocado pasar, profesionalmente hablando, en todos estos años?

La preocupación de la familia, más que nada. Sabes que cuando no salen las cosas, ellos son los que más se preocupan, pero tengo el apoyo de mis padres y por otro lado de mi esposa y mis hijos. Pero lo que de una u otra manera me perjudicó cuando estaba agarrando una buena racha fue la fuerte suspensión que me pusieron por una supuesta huelga que dicen que incentivé, cuando en verdad solo queríamos conocer una información de parte de los comisarios. Lo curioso es que me suspendieron solo a mí. Lo tomé de la mejor manera porque gracias a eso pude pasar, luego de muchos años en mi carrera, la Navidad, el Año Nuevo y las vacaciones con mis hijos. Así que dentro de lo malo se pudo sacar algo bueno.

¿El reclamo que hicieron aquella vez fue por el mal estado de la pista de césped? Recuérdame bien ese episodio.

En verdad fueron por dos cosas. Por el tema de la pista de césped y por un distanciamiento. Queríamos saber de alguna manera cuáles eran las cartas de juego de los comisarios, sin ningún ánimo de hacer ninguna paralización, como dijeron por allí. Solo queríamos saber qué se podía y qué no se podía hacer en las carreras, dentro de lo que ellos entendían como estorbo o foul. Pero lo tomaron de otra manera y se cortó la pita por el lado más débil. En este caso fue mi cabeza la que rodó.

¿En algún momento, cuando las cosas no salían bien, pensaste dejar la profesión definitivamente?

En verdad, en mi cabeza siempre está presente la idea de que esto va a terminar algún día. Hay momentos en los que uno se pone a analizar las cosas y sí, son muchas las satisfacciones y alegrías que uno tiene en este campo, pero te quita la vida familiar. Hay días festivos importantes que no los paso con la familia. Los domingos, la salida de los pesos terminan a las 9 o 10 de la noche y uno llega muy tarde a la casa y no compartes ese tiempo con los tuyos. Pero que la idea del retiro está rondando, sí. No te puedo decir si ahora, mañana o cuando, pero el momento llegará.

¿El tema de la edad es algo que entra a tallar cuando analizas esa opción del retiro?

¡Pero si a mí me dicen el Checho Ibarra de la hípica! (ríe). Hablando en serio, nosotros los hípicos sabemos lo difícil y riesgoso de esa profesión y tal vez ese debe ser uno de los puntos cuando se tenga que analizar el tema del retiro. Pero bueno, las cosas hay que tomarlas con cabeza fría. Como te digo, es algo que está rondando mi cabeza no de ahora, pero también es una decisión que la tengo que conversar con mi familia y con las personas que en este momento confían en mí, que son Omar Machi y José Toribio Pacheco, los dueños de los studs Jet Set y Pope.

Imagino que debe generar nostalgia pensar en que ese momento va a llegar. En todo caso, en los tiempos en los que has pensado sobre ello, ¿te ves retirándote cuando estés en un buen momento o tal vez cuando exista una nueva mala racha?

Para serte sincero he pensado que el momento del retiro se puede dar en cualquiera de esas situaciones, y no necesariamente porque uno quiera. Una mala caída o un accidente pueden obligarte a dejar la profesión así tú no lo quieras. Pero hay algo más, aquí en el Perú lamentablemente a los jinetes experimentados no se les da la consideración o el respeto que, y lo sabes, hay que otros países. Aquí se prefiere la juventud antes que la trayectoria. Y no lo digo como una crítica a los nuevos talentos, que son muchos en este momento, sino a que la crítica es muy severa y hasta lapidaria. Uno pierde una carrera y de inmediato relacionan eso a la edad, a que uno está viejo. Lamentablemente es la idea que tienen algunos.

¿Y te afecta mucho las críticas que van en ese sentido?

No tanto. Ya estoy curtido en eso. Tengo más 20 años de carrera profesional, pero prácticamente estoy en el hipódromo desde que nací. Mi padre fue capataz, entonces de alguna u otra manera sé cómo es esto.

Son casi 22 años de trayectoria profesional ¿qué es lo que más rescatas de ser jinete?

A la hípica le tengo que agradecer de todo. Gracias a esta profesión es conocido amigos, pero con letras mayúsculas, de esos que son para toda la vida. Tengo que agradecerle a la hípica haber conocido muchos lugares que jamás imaginé que iba a conocer. Imagínate que estuve en Francia por una semana mientras me iba a Arabia. Conocí el Arco del triunfo y la Torre Eiffel. O estar en el Medio Oriente, conocer otra cultura, otra manera de vida. Profesionalmente no me fue tan bien, pero económicamente sí.

Quiero quedarme con esa última frase. Alguna vez le pregunté a Edwin Talaverano sobre lo mismo y me dijo que cuanto más se gana más se gasta. Y entiendo que como en todo, un profesional de gran nivel también logra alcanzar algunas metas económicas.

Bueno, yo no me puedo quejar. De alguna u otra manera pude darme varias satisfacciones. Es otra cosa que rescato mucho de lo que me dio la hípica. Por ejemplo pude hacer que les construyeran una casa a mis padres. Es algo que valoro mucho. Como también el darle la tranquilidad a mi familia y tratar de que mis hijos tengan una buena educación y puedan de alguna forma ser más de lo que yo soy, que es lo que todo padre quiere en la vida.

¿Tienes tres hijos, alguno tiene es espíritu de jockey?

Los tres son muy aficionados y tienen de dónde serlo. No solo porque yo soy jinete y mi padre fue capataz, sino porque mi esposa es hija de un capataz que trabajó con Juan Suárez. Pero Adrián es el que se sabe los nombres de los caballos, de los jockeys. No sé si llegará a seguir esta profesión, pero la base la tiene.

¿Siempre quisiste ser jinete?

No, no lo creas. Yo pude ser futbolista.

Esa historia no la sabía. ¿Cómo así?

Mi familia siempre tuvo mucha amistad con Víctor Bardales y él era el jinete preferencial del Stud Capri, de don Jorge Nicolini. Y gracias a su apoyo es que se pudo conseguir que yo hiciera una prueba en Universitario de Deportes, que era y sigue siendo el equipo de mis amores. Pero una mañana, antes de ir a la prueba, el mismo ‘Colorao’ Bardales me regaló una huasca y eso cambió el rumbo. Fue como darme cuenta que mi verdadera pasión iba por otro lado.

Sin embargo, tu relación con el fútbol no terminó. Me refiero, no terminaste jugando profesionalmente, pero ser jinete te vinculó con muchos personajes de ese deporte.

Sí, seguro. Gracias a ser jinete pude conocer a futbolistas como el Puma Carranza, o montar caballos de amigos como Puchungo Yañez o el Cabezón Carmona, quien además es el padrino de mi hija. Otra persona quien fue muy amiga y a quien siempre recordaré es el periodista Miki Rospigliosi, quien también tuvo caballos a los que corrí y con los que gané.

No sabía que la relación con Alfredo Carmona era tan cercana

Te cuento más. En una época en que andaba muy mal, saliendo de una lesión a la rodilla que me alejó un tiempo de las pistas y no montaba más que dos o tres caballos a la semana, entre Puchungo y el Cabezón compraron caballos para que yo los montara. Entenderás que les tengo un agradecimiento profundo y especial. Por eso te digo que he tenido la dicha de que gracias a la hípica he conocido amigos de verdad.

¿Qué es lo que te hubiera gustado conseguir y que hasta el momento no has podido?

Bueno, lucharé hasta el final para ganar un clásico importante representando al Perú. Es la deuda que me queda.

Hace unos días se conoció que Zeide Isaac no corre más y acaso la actuación internacional que más se le recordará fue el placé que consiguió contigo en Sao Paulo. ¿Cinco años después de ello podemos decir que fue el caballo el que salió con mucho entusiasmo o fuiste tú al que le ganó el ímpetu en esos primeros metros?

Bueno, nosotros ya sabemos que cuando salimos a competir afuera, hasta nuestros caballos atropelladores se vuelven ligeros. No sé si porque aquí la pista es más pesada, ellos se sienten más livianos en otras canchas. Pero particularmente en esa carrera sabíamos que había un caballo veloz, creo que argentino, que asomaba como el puntero. Entonces se le dio intención a Zeide Isaac en los primeros metros y el caballo se disparó. Pero además acuérdate que en la curva se me pegan dos caballos y me mandan contra los palos. Sin embargo el caballo demostró su valentía y regresó con fuerza al final para quedar segundo.

¿Eso fue lo más cerca que estuviste de ganar un internacional?

Fue ese placé en el Latinoamericano de Sao Paulo del 2009 y el segundo lugar con Polizonte en el Latino de un año antes, en el 2008.

De joven siempre fuiste muy vehemente y siempre se te vio carácter en tus conducciones. ¿Qué piensas cuando ves a muchos de los jockeys nuevos actuando así?

Los veo y me veo reflejado. Me hace recordar a cuando yo corría así, sin medir el peligro, metiéndome por los espacios por donde no cabe ni una aguja. Pero basta que tengas una caída y a la siguiente no vas a querer hacer lo mismo, así sepas que hay un espacio hasta por donde podría pasar un elefante. Pero particularmente les hablo, les trato de aconsejar que si han elegido esta profesión es para que adquieran una gran disciplina. Algunos lo entienden, otros no. Lo importante es que podamos, no solo yo sino algunos de mis compañeros que ya tienen experiencia, compartir aquellas cosas que vivimos, como lo hicieron algunas personas cuando nos iniciamos.

Quiero retomar un poco lo del inicio ¿Crees que los jockeys peruanos de hoy presentan más limitaciones y están más desprotegidos que hace un tiempo?

No sé si limitaciones, pero es evidente que hay una lamentable división en el gremio de los jockeys. Y es lastimoso que se note y se vea así. Sin ir muy lejos, el caso de mi suspensión por supuestamente incentivar una huelga. Yo aparecí como el representante de todo un grupo de compañeros que buscaban una respuesta, pero solo a mí me suspenden. Sin embargo, no hubo una solidaridad de parte de los demás e incluso algunos dijeron que yo era una especie de cabecilla que pretendía desestabilizar la organización de las carreras. Pero bueno, al final ya lo tomo de quien viene.

¿Y te da bronca eso? Porque, aunque posiblemente no vas a querer que lo mencione en la nota, eres una persona que hace trabajo social fuera del hipódromo, que incluso cuando un jockey se lesiona tratas de impulsar algún tipo de colecta o reunir ayuda para eso. ¿Hay rabia por la forma cómo te devuelven esos favores?

La verdad que si molesta. Incluso mi esposa me dice siempre que no me siga metiendo, que siempre me pagan mal y tiene razón. Pero a uno le sale esas cosas y por tratar de hacer el bien a veces termina perjudicado. Pero más lo hago por los muchachos, por los nuevos, incluso si lees o escuchas algunas de las entrevistas que les hacen, me tienen bien considerado. Y eso es lo que de alguna manera compensa todo.

¿Qué es lo que propondrías como cambio a favor de ustedes mismos?

El tema es incentivar a la unión de todos nosotros, como gremio, para hacerlo fuerte. Pero eso se va a lograr si cada uno analiza personal e internamente cómo estamos y lo que realmente queremos. Lastimosamente no sé cuándo es que va a terminar con esa división que existe, pero confío en que sea pronto, por el bien de todos nosotros y de la hípica.

 

Foto: José L. De la Cruz / Todos dentro del partidor

Modificado por última vez en Lunes, 14 Julio 2014 11:48

1 comentario

  • Enlace al Comentario JasonDus Miércoles, 12 Abril 2017 14:08 publicado por JasonDus

    study doused this online casino where you can win genuine money with the help of this enchiridionPlaying blackjack online , check this casino

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.