Mar05302017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Opiniones Los nuevos padrillos y la renovación de sangres

Los nuevos padrillos y la renovación de sangres

15 Diciembre 2014 -  by

Se acaba el 2014 y uno de los temas que merece resaltarse dentro de toda la lista de hechos que marcaron este anuario, es el extraordinario resultado que ha acompañado –y sigue acompañando– a la promoción de los padrillos debutantes.

Ellos, pertenecientes a esa camada de sementales importados en los últimos años, se han abierto paso con productos que van formando una generación pareja, con varios nombres interesantes y que podrían constituir una de las mejores promociones de los últimos años en la hípica nacional.

Siempre se ha dicho que los criadores peruanos saben comprar. Que los años de experiencia han servido para desarrollar criterios que funcionan como un manual perfecto al momento de adquirir un padrillo, un vientre, o los prospectos de ambos. Y los ejemplos a lo largo de la historia son bastantes. Ahí están los nombres de Postín (ARG, Hunter’s Moon) y Apprentice (Forty Niner) como bastiones de una historia rica en tradición y calidad, como ha sido la industria del turf en nuestro medio.

En un año donde los criadores peruanos venían siendo golpeados por los triunfos extranjeros en las primeras carreras del calendario, revitalizó que apareciera un Liberal para darle a MEAL PENALTY (USA, Tale Of The Cat) las victorias en el Ricardo Ortiz de Zevallos (G1) y en el Derby Nacional (G1). O recientemente Hanomaan para otorgarle a YAZAMAAN (GB, Galileo) el primer Gran Premio Nacional (G1) de su corto palmarés.

Pero con ellos también surgen las figuras de MUSEEB (USA, Danzig), que produjo a Kodiak Boy, nada menos que la escolta de Liberal y Hanomaan en el Ortiz de Zevallos y en el Gran Premio, respectivamente. Sobresale también el nombre de TIMELY ADVICE (USA, A.P. Indy) dando una lista no corta de ganadores clásicos en la etapa de precoces, encabezados por Fiebre Culé, el Campeón de 2 años de la generación.

En esa línea, cómo no mencionar a SPIN MASTER (USA, Distorted Humor), que también dio algunos ganadores clásicos, con Sweet Dani, la Campeona de 2 años, a la cabeza del grupo. O a TOMCITO (USA, Street Cry), también productor de un ‘Stake Winner’ y de algunos otros caballos clásicos.

Difícilmente encontraremos en la historia reciente una producción de padrillos que en su primera generación, casi todos, hayan producido ganadores clásicos o caballos clásicos en pruebas de Grupo. No lo recuerdo y estoy seguro que una investigación nos haría retroceder muchos años para encontrarnos con una situación similar… si la hubiera.

Este es un buen momento de la crianza del caballo de carrera peruano y hay que destacarlo. Pero también hay que verlo como el punto de partida para ir a objetivos mayores. La hípica de nuestro país debe caminar de la mano, enfocándose a levantar la industria en todos sus aspectos. De nada servirá traer las mejores sangres a nuestro medio y producir caballos de gran nivel, si tampoco se les dan las condiciones a los propietarios de que la inversión que realizan podrá verse, aunque rea, retribuida por un buen premio, por una pista que deje a su caballo en buenas condiciones luego de un apronte o una carrera, o por el simple cumplimiento (y buena interpretación) del Reglamento de Carreras.

Pero eso ya será materia de un análisis posterior. Lo cierto es que los criadores peruanos acertaron con las importaciones y ojalá este buen momento se extienda en las próximas temporadas. La base de un buen caballo de carreras está en el cruce que se realice y en la crianza que se le dé. Y aquí se han juntado perfectamente ambos factores.

 

 

Modificado por última vez en Lunes, 15 Diciembre 2014 20:31

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.