Sáb11182017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Opiniones Liberal versus Elbchaussee en un imperdible Clásico Comercio (G3)

Liberal versus Elbchaussee en un imperdible Clásico Comercio (G3)

22 Agosto 2015 -  by

Para los hípicos, este domingo ya está separado en la agenda como día para no faltar al Hipódromo de Monterrico. ¿El motivo? La carrera que la afición esperaba desde hace semanas: Liberal (Meal Penalty), el campeón latinoamericano reaparecerá luego de la proeza en Palermo y tendrá como principal rival a Elbchaussee (Awesome Twist), el caballo de Paolo Guerrero.

La carrera elegida será el Clásico Comercio (G3 – 2.300 m), una de las más tradicionales del calendario hípico nacional y que ha reunido a lo mejor de las pistas en estos momentos. Aunque se confirmó la lamentable ausencia de Hanomaan (Yazomaan) por un problema de sobrehueso en el anterior derecho y con ello la carrera pierde al tercer G1 del grupo, la expectativa creada alrededor del “Duelo de Campeones” ha sobrepasado las barreras.

En redes sociales e Internet, los perfiles hípicos y las webs especializadas han disparado sobre todo lo vinculado a la carrera, enfocándolo por ese especial enfrentamiento entre los dos ‘pesos pesados’ de nuestro turf.

El desarrollo será fundamental en esta carrera. Tanto Liberal como Elbchaussee tienen modalidades similares. Son caballos picadores, que se dejan guiar por sus jinetes y pueden venir colocados, especulando las acciones y explotar con fuerza en la recta final. No va a ser extraño verlos correr casi unidos, imitando uno el accionar del otro.

En la silla de Elbchausse va un jinete como Carlos Trujillo. Experimentado e invicto en la única vez que se subió a la montura del alazán. Y fue aquella tarde del 21 de junio –con motivo del Clásico Jockey Club del Perú (G1)– cuando se vio la mejor versión del caballo de Paolo Guerrero. Aceleración, paso firme y explosión en el final, permitieron que estirara 9 cuerpos sobre Hanomaan y el Jader, cerrando todo en 2min31s0. A su siguiente, en el Clásico Independencia (G2), el triunfo se le fue por unos cortes en el casco, que le impidieron pisar sin sentir dolor. Pese a ello, guerreó y perdió por mínima ante Kodiak Boy, aunque todavía hoy, casi un mes después de ese 29 de julio, muchos sigamos pensando que el fallo no fue acertado, dado que la fotografía no era lo suficientemente clara para sentenciar un ganador.

Liberal, por su lado, suma 323 días sin conocer la derrota. Ha hilvado con propiedad el Ricardo Ortiz de Zevallos (G1), el Derby Nacional (G1), el Enrique Meiggs (G3) y el GPI Latinoamericano (G1) de Argentina. Todos los triunfos entre 2.000 y 2.400 metros, como para acallar las voces de quienes piensan que el caballo solo se desempeña mejor en los dos kilómetros. Tiene en contra la reaparición, pero a favor los tres kilos menos (58 versus 61) que lomeará en comparación a Elbchaussee. Y lleva en sus lomos al jinete que lo hizo campeón en Perú. Iván Quispe tiene por delante uno de los principales retos de su carrera y deberá tener los cinco sentidos buen puestos para no fallar en ningún tramo de la competencia.

En teoría, sobre el papel, la carrera deberá manejarla Rocketazo (USA, Spring At Last), que ya demostró que si lo dejan libre puede ligerear. Por ello creemos que alguno de los ‘campeones’ irá a buscarlo pronto. Puede que Elbchaussee tome la iniciativa. Su aceleración le permite hacer ese cambio de velocidad cuando su jinete lo requiera. Pero habrá que ver en qué momento Trujillo hace la maniobra para que los 2.300 metros de carrera no se vuelvan eternos para él.

Liberal, en Palermo, lució rapidez y docilidad. Y ese apronte final de 800 metros en 47s0 rematando de subida, solo le ha dado la chispa que le hacía falta para llegar con todo lo justo y necesario a una reaparición esperada. Aunque desde su cuadra, las miras están en buscar su clasificación al GPI Latinoamericano (G1) de Río de Janeiro el próximo año, la de mañana tampoco va a ser una carrera ‘para ponerlo’. El caballo se juega mucho más que eso y en su tienda lo saben.

Del resto, Kodiak Boy (Museeb) aparece como un tercero en discordia. El Clásico Independencia (G2) fue el escenario para volver al plano estelar, pero también debió agradecer mucho a Iván Quispe, quien no cometió errores para que todo saliera redondo. Ahora, Juan José Enríquez tendrá por delante la tarea de repetir el accionar, aun cuando él sea un jockey más pegado a correr cerca y no especulando los desarrollos.

El Jader (USA. Thewayyouare) y Fly Junior Fly (USA, Badge Of Silver) estarán más sujetos a un tren violento (que no creemos que exista) o a un paso ligero de parte del puntero Rocketazo (que tampoco creemos que se dé).

Monterrico se enfrenta a una carrera que podría quedar en la historia. Un duelo que nos remonta a los años maravillosos del turf, donde los enfrentamientos entre los mejores caballos de la cancha generaban expectativas y despertaban debates, lejos de aquellos tiempos donde lo extra hípico, lo político-social y los escándalos rodeaban la fiesta.

Este domingo el turf se mete de nuevo al corazón del burrero apasionado, del hípico ferviente. Dos caballos, dos campeones, dividen la tribuna y polarizan la carrera. Se abren las apuestas, qué gane el mejor.

Modificado por última vez en Sábado, 22 Agosto 2015 19:58

127 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.