Mar05302017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Opiniones La nueva pista de césped

La nueva pista de césped

02 Febrero 2016 -  by Néstor Obregón Rossi

Nadie podrá negar que construir una nueva pista de césped, decisión tomada por el Directorio del Jockey Club del Perú, era prioritaria en la agenda de acciones inmediatas para reimpulsar el espectáculo hípico. Una medida requerida por todos los sectores y que buscará mejorar la infraestructura del coloso capitalino en el mediano plazo.

Que se haya aprovechado una coyuntura especial –el acuerdo con la Municipalidad de Lima para que la construcción de dicha pista sea incluida dentro de los beneficios que tendría el club en compensación por facilitar los trabajos del mega proyecto vial en Santiago de Surco– no quita el tema de fondo y, en todo caso, es algo que analizaremos ampliamente en una próxima ocasión.

Sin embargo, llegar a tener una pista de césped implica, necesaria e imperiosamente, dejar de usar la actual, lo cual abre una serie de interrogantes sobre lo que podría pasar en el futuro cercano con nuestro espectáculo preferido.

El Directorio del JCP ya anunció que los trabajos de construcción de la pista de césped se iniciarán pasando la mitad del presente año, con lo que ha sugerido que los clásicos del pasto y todas las pruebas destinadas en esa superficie, se trasladen a la cancha de arena. Para ello, ha enviado el encargo a la Comisión Hípica, que deberá evaluar la propuesta y sugerir las mejores opciones.

Pero el tema no será fácil y deberá hilarse fino respecto a lo que podría venir en los siguientes meses. Más allá de los más de 30 clásicos que se disputarán en la segunda mitad de esta temporada, en enero y febrero del 2017 deberán correrse las dos pruebas de clasificación al Gran Premio Latinoamericano que tendrá lugar en el gramado de Viña del Mar y se hace difícil imaginar cómo podríamos tener a los mejores representantes peruanos para la carrera de Chile, si nuestra única medida va a ser la pista de arena.

Es decir, en el mejor de los casos tengamos la pista de césped habilitada para las clasificatorias, no tendremos una idea real de qué caballos tendrían las condiciones para estar en las pruebas que darán los cupos al internacional del próximo año. La lógica indica que solo podrían participar aquellos que hagan una gran campaña en la arena o los que, por pedigree, tendrían alguna posibilidad de adaptarse a la superficie de grass.

Pero la experiencia también nos señala que no todos los buenos caballos de arena responden en el pasto. Y viceversa. Los ejemplos son muchos a lo largo de la historia y ese podría ser uno de los primeros cuestionamientos que se hagan los hípicos llegado el momento.

De otro lado, están los problemas colaterales que podría traer en temas de programación el cierre de la pista de césped por un lapso de tiempo muy prolongado. Y es que semanalmente no menos de 10 carreras se programan en Monterrico sobre esta superficie, con una recaudación aproximada de 500 mil soles en juego. No programar carreras en el pasto –y en el caso los preparadores y propietarios opten por no inscribir a todos sus caballos en arena– podría generar un déficit en el juego significativo.

¿Qué hacer ante esta situación que, repetimos, parece hacer absolutamente necesaria? ¿Habría otra salida a esta situación? El debate queda abierto.

Modificado por última vez en Martes, 02 Febrero 2016 17:00

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.