Jue09202018

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Especiales Latino 2018: Galeno hizo revivir a su padre Santorín

Latino 2018: Galeno hizo revivir a su padre Santorín

07 Marzo 2018 -  by Johnny Obregón Rossi

Conforme se acerca el domingo, día en que se corre el Longines GP Latinoamericano (G1) en el Hipódromo de Maroñas en Uruguay, la emoción crece en la afición y los recuerdos de victorias inolvidables y jornadas memorables que vivió la hípica peruana se vienen uno tras otro en la memoria de los verdaderos hípicos.

Y si ayer recordamos el espectacular e inobjetable triunfo del caballo Lutz, que tomó la punta y se vino de un viaje en el Hipódromo de La Rinconada en Venezuela, hoy queremos revivir quizás uno de los momentos más emotivos de la historia que tiene el Hipódromo de Monterrico y que ocurrió el 15 de marzo de 1987, cuando el inolvidable y querido por la afición Galeno, derrotó a otro caballo peruano como Negrito, luego de una lucha entre ambos en los últimos 300 metros, lo que dio un capote peruano en esta carrera internacional al ocupar los dos primeros lugares.

Con esta victoria, el hijo del notable crack Santorín (por eso también lo quería la afición) logró repetir el triunfo internacional que el año anterior había logrado la hípica peruana con Lutz y lo hizo con el mismo jinete que ganó en Venezuela, es decir con Víctor ´El Colorado’ Bardales que ganó en notables finales a otro gran jinete como Arturo ‘Tulo’ Morales, quien condujo a Negrito, que estaba inicialmente como suplente en la competición, y participó ante la lesión del también añorado crédito Artigal. Recordemos que Negrito –también con ‘Tulo’ Morales en su silla– participó el año anterior en el Internacional de Venezuela y llegó sexto.

Fueron 16 los caballos inscritos para este latinoamericano, con cuatro ejemplares de Perú y Chile, 3 de Argentina y Brasil y 2 de Venezuela. Por lo tanto, el Gran Premio Latinoamericano no se presentaba nada fácil para la caballada peruana. Por Brasil estaba nada menos que el crack So Happy, que había ganado todos los clásicos de su país y venía con pergaminos, por Argentina llegó Hall Of Arts, ganador del ‘Miguel Alfredo Martínez de Hoz’ y del cual hablaban mucho sus compatriotas; mientras que Chile traía a Poalco, que llegaba por la revancha, pues el año anterior participó sin éxito en la carrera que ganó Lutz en Venezuela.

En la caballada peruana, además de Galeno, que había ganado con holgura (por más de 10 cuerpos) el clásico Ciudad de Lima, que lo clasificó a esta competencia, aparecía la figura de la veloz Texfina, que dos meses antes había ganado de visita y por más de siete cuerpos el Gran Premio Internacional Hipódromo de Chile.

Cabe indicar que en aquella oportunidad, en Monterrico, se corrió por primera y única vez la competencia en distancia de 2.200 metros, pues en las seis ediciones anteriores, la carrera se había desarrollado sobre 2.000 metros. De las 33 ediciones corridas hasta el momento del Gran Premio Latinoamericano, cinco fueron en la distancia de 2.100 metros, una sobre 2.400 (en césped), la otra –como ya dijimos– sobre 2.200 y las 26 restantes sobre la tradicional distancia de 2.000 metros, que es la misma que se correrá este domingo.

LA ESPERADA CARRERA

Las tribunas de Monterrico lucían repletas y el reloj marcaba las 5:40 de la tarde cuando las puertas del partidor se abrieron para dar inicio a la carrera esperada. De inmediato se observó a la veloz Texfina aparecer por el centro de la pista para posesionarse del comando y a 100 de la meta ya le estaba sacando medio cuerpo al brasileño Alamix, dejando tercero al venezolano Winston. Al cruzar por primera vez frente a la meta, 300 metros después de la largada, Texfina lucía sus colores al frente seguida del venezolano Winston, tercero Ilimitado de Argentina y cuarto el crédito brasileño So Happy, mientras que Galeno venía en el octavo lugar. La prueba transcurría sin mayores variaciones hasta que faltando 1.200 metros Texfina ya era acosada por los caballos argentinos Ilimitado y Hall Of Arts, que tratan de rebasar sus posiciones sin conseguirlo. 

Cuando faltaban 900 metros y Texfina trataba de mantenerse en la punta, apuró el jinete del brasileño So Happy y sorprendió a la peruana para pasar a comandar el lote. De inmediato, el jinete peruano de Negrito, Arturo Morales, que había ganado posiciones, también apuró a su conducido para quedar segundo y antes de ingresar a la recta posicionarse del comando. Mientras tanto Galeno, era magníficamente llevado por Bardales y ya estaba quinto a solo unos cuatro cuerpos del puntero.

Cuando Negrito dobló en forma magnifica el ingreso a la recta, vemos que en dos saltos Galeno se posicionó del segundo lugar y fue tras el puntero, mientras el brasileño So Happy se iba quedando. Faltaban 300 metros y la carrera se hizo un match y el grito de las tribunas era ensordecedor al ver a los dos caballos peruanos disputando el triunfo. Negrito por dentro y Galeno por fuera.

"ACUÉRDATE, VIEJO LINDO, QUE ERES HIJO DE SANTORÍN"

La emocionada voz del inolvidable Augusto Ferrando, cuando en su narración dijo: “Acuérdate, viejo lindo, que eres hijo de Santorín”, resumió el sentimiento de los hípicos, que no solo veían a Galeno a un gran campeón, sino a la prolongación de ese notable crack llamado Santorín.

Pero volviendo a la carrera y como haciendo caso al griterío en las tribunas, el conducido por Bardales empezó a separarse de Negrito faltando 200 para la meta y aunque el conducido por ‘Tulo’ Morales intentó regresar, el pupilo entrenador por Luis Melgar prevaleció y sacó tres cuartos de cuerpo de ventaja al cruzar la meta. A más de 10 cuerpos llegaron de la mano los chilenos Sembradero y Poalco, completando la torre de llegada el brasileño So Happy.

Galeno completó ese triunfo cuando tenía 6 años y dos meses de edad y fue una revancha en lo personal, ya que no había tenido suerte en las carreras internacionales que anteriormente participó. Perteneció a una generación de verdaderos cracks, ya que nombres como Artigal, Lutz, Lurín, son los que tuvo que enfrentar en los clásicos Ricardo Ortiz de Zevallos y Derby Nacional, que ganó siendo aún potrillo.

Escribir sobre la historia de Galeno puede llevarnos a páginas de páginas, pues sus triunfos y momentos notables son numerosos. Pero está crónica lo que intentó es revivir ese momento cumbre de su campaña, del que se cumplirán 32 años el próximo jueves 15 y que ojalá, alguno de los cuatro caballos peruanos que este domingo estén en la pista del Hipódromo de Maroñas, lo repitan.

 

Video de la carrera: https://www.youtube.com/watch?v=snPknxB-G_U&t=30s  

 

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Marzo 2018 17:03