Lun06182018

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Opiniones El primer paso esperado

El primer paso esperado

04 Abril 2018 -  by Néstor Obregón Rossi

La noticia de que la Comisión de Cultura y Patrimonio Cultural del Congreso de la República formará un grupo de trabajo en conjunto con el Jockey Club del Perú a fin de estudiar los mecanismos que lleven a la elaboración de un proyecto de Ley que ayude al fomento de la industria hípica nacional, es algo que debemos mirar con esperanza e ilusión.

Es el primer paso dentro de un largo camino que deberán cruzar ambas instituciones para darle a la industria del turf peruano el verdadero apoyo por parte del Estado, muchas veces reclamado desde varios sectores, pero por el que se hizo bastante poco para cristalizarlo.

Si bien faltan ajustar algunos detalles para una primera reunión, es importante analizar los temas que se trataron en la exposición del Presidente y Vicepresidente del Jockey Club del Perú sobre el impacto económico de esta industria en nuestro país, las inversiones que se realizan y los miles de puestos de trabajo que se generan alrededor.

Ya solo el hecho de mencionar la palabra “industria” es un paso decisivo hacia la forma en la que debemos mirar la hípica. Entendamos que hay algo muy grande detrás de ese minuto o minuto y medio que dura una carrera. Industrias colaterales, como la agricultura y la ganadería dependen directamente de este espectáculo, tan golpeado por las realidades económicas y por el desconocimiento de las autoridades.

En el último año, la hípica peruana movió más de 15 millones de dólares en productos alimenticios para caballos, herrajes, productos veterinarios y material de montura. A eso, hay que sumarle los millones de dólares que genera toda la producción alrededor de un caballo de carreras y de la que dependen directamente más de 5.000 familias en todo el país.

Una Ley que se afine en el sentido de hacer mucho más fuerte ese motor, generará un efecto multiplicador, de gran impacto no solo en la industria hípica, sino en la economía del país.

La hípica no es una actividad elitista. Quitemos de la cabeza ese concepto errado de que el espectáculo es solo para unos pocos. Hoy las carreras de caballos son tan populares en provincias como lo fueron en la Lima de hace un siglo. Trabajar de la mano, retroalimentando experiencias nos puede permitir el inicio de una industria diferente, integradora y sólida.

Escuchar temas como estudiar la posibilidad de que la hípica sea considerada un deporte, el apoyo a los jóvenes elementos de provincias para completar su formación de jinetes empíricos en la Escuela de Jockeys, la importancia del Hipódromo de Monterrico como joya arquitectónica de la ciudad, son puntos que alimentan la esperanza de ver una hípica diferente al final del camino. Un sendero por el que todo el mundo siempre pidió cruzar, pero en el que nadie quiso dar el primer paso.

Modificado por última vez en Miércoles, 04 Abril 2018 09:19