Mar11132018

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Internacionales USA BC 2018: Enable y Dettori lucieron su talento en una Turf inolvidable
Sábado, 03 Noviembre 2018 18:46

BC 2018: Enable y Dettori lucieron su talento en una Turf inolvidable Destacado

Escrito por  Néstor Obregón Rossi
Valora este artículo
(0 votos)

Louisville, Kentucky. Cada vez hay más mitos rotos en la hípica. El más reciente, se quebró este sábado y estuvo a cargo de la sensacional Enable (GB, Nathaniel), que sí pudo adjudicarse la Breeder’s Cup Turf (G1 – 2.400 m, césped / US$ 4 millones), tras consagrarse la mejor yegua del planeta hace menos de 30 días, cuando ganó de visita el Arco del Triunfo (G1 – 2.400 m, césped) en el imponente Longchamp.

Hasta hoy, ningún caballo en los últimos 35 años había podido conectar la principal carrera europea de la grama con la más millonaria carrera del pasto americana. Lo había intentado Montjeu en el 2000. Incluso su propio hijo Hurricane Cat en el 2006. O más recientemente Found en el 2016. Pero no pudieron repetir el éxito del “Arco” en la “Turf”.

Pero la hípica también hay revanchas y ésta se le presentó al magnate saudí Khalil Bin Abdullah Al Saud, el dueño de Juddmonte Farms, una de las cabañas más importantes del mundo en la producción de caballos de carrera. En 1986 había ganado el Arco del Triunfo (G1) con Dancing Brave (USA, Lyphard), pero luego fue a Estados Unidos y no pudo pasar del cuarto puesto en la Breeders Cup Turf (G1).

Pasaron 32 años para que nuevamente tuviera la chance de cobrarse la revancha. Y lo tuvo gracias a una de las yeguas más importantes que ha producido: Enable.

La yegua que se había hecho casi un ídolo en la hípica europea en el 2017, con victorias sobresalientes en Ascot, frente a la mismísima Reina Isabel, y que coronó una sensacional victoria en el ‘Arco’ parisino de aquél año, superó un contratiempo en su campaña que por momentos hicieron pensar en su retiro de las pistas. Pero volvió en septiembre último para ganar en Kempton Park y ‘saltar’ hacia un segundo Arco del Triunfo en su palmarés, en busca de repetir una hazaña que solo pocas celebridades del deporte han logrado en la historia, como Ribot, Alleged o recientemente Treve.

Pero Enable superó todo ello y ganó como la campeona que es. Y tanto emocionó su victoria que cuando se anunció que iría a la Breeder’s Cup Turf (G1) de Churchill Downs, la afición hípica prácticamente centró su atención en lo que sería la primera carrera de la reina inglesa en América. La prensa de todo el mundo llegó para seguir el camino de la hazaña y la yegua regaló un final para el recuerdo eterno.

Montada por su inseparable jockey Lanfranco Dettori, la yegua desplegó un derroche de nobleza en la recta final para irse en un duelo aparte con la juvenil Magical (IRE, Galileo) y protagonizar un final electrizante, acaso de los que más emocionantes se vayan a recordar en el historial de la serie.

Dettori colocó a Enable en la sexta posición, sacudiéndose rápidamente de la posición de partida y quedando libre por una tercera línea de la pista para poder tener campo de acción durante el trayecto. La carrera se había manejado con Glorious Empire (IRE, Holy Roman Emperor), seguido por Channel Maker (USA, Empire Maker) y el argentino Hi Happy (ARG, Pure Prize), que salió muy rápido desde el inicio.

En medio de un tren fuerte, las cosas se fueron poniendo complicadas para los punteros, mientras que Enable siguió en su ritmo, descontando gradualmente. Y ya en la última mitad de milla, Dettori decidió empezar a definir las cosas. La puso en la cuarta posición, ya buscando una cuarta línea, pero teniendo por dentro a Magical, cuyo jinete Ryan Moore aceleró y aprovechó la ocasión para invitarla a abrirse más de la cuenta en la curva final y obligarla a correr por mitad de pista.

Las dos entraron resueltas a la recta final, aunque mejor cara traía la juvenil. Así, ambas yeguas, teniendo en sus respectivas sillas a los dos mejores jinetes del mundo en la actualidad, convirtieron el césped de ‘La Catedral’ de la hípica en el centro de matriarcado y se entregaron a un final de película.

En esa última cuadra, Enable quebró a Magical y la controló con esa calidad indiscutible, con ese corazón que es más grande que el mismo Churchill Downs y donde el público supo agradecer con interminables aplausos, que se extendieron por varios minutos. Fueron 3/4 cuerpos de separación y una marca de 2min32s65 para la milla y media. Sadler’s Joy (USA, Kitten’s Joy) llegó tercero, a casi 10 cuerpos.

Fue la coronación de una campaña brillante, trabajada con el profesionalismo de un entrenador excepcional como John Gosden y que permitió ver a una de las más importantes apariciones del Deporte de los Reyes en los últimos años. Larga vida a la reina Enable, la sensación de esta Breeder’s Cup 2018 y, sin duda, la mejor yegua del planeta.

Visto 18 veces Modificado por última vez en Sábado, 03 Noviembre 2018 18:49