Dom02252018

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Nacionales
Nacionales

El jinete se para en los estribos, se persigna, mira al cielo, golpea el aire con el puño. Lo grita, lo llora, lo ríe. Juan Eugenio Enríquez todavía no puede creer que había ganado el GPI Latinoamericano (G1). Piensa que es un sueño, una ilusión repetida durante la semana. Su mente es una mezcla de ideas. Su corazón, de sentimientos.

La edición 30 de este GPI Latinoamericano (G1), cuando se escriba sin el calor que produjo el momento, y se analice con frialdad, tendrá que ser contado con todos sus ingredientes, buenos o malos, porque sin duda pasará a la historia como una de las ediciones con más detalles y anécdotas para recordar. (VER VIDEO).

Siempre dijimos que la edición 30 del GPI Latinoamericano (G1), que se corre esta tarde, tiene un valor especial. No solo por tratarse de ser la edición con la mayor bolsa de premios de la historia, sino porque llega en un momento en el que la hípica nacional debe aprovechar la ocasión para un reencuentro con su gente, con sus seguidores, con sus fanáticos. Es la fiesta del turf que une, que hermana.

“Este es un momento especial para mi familia y para mí. Estamos frente a la posibilidad de hacer historia con un caballo que nos viene dando alegrías constantes y le hemos puesto el empeño para que así sea”. Con esas palabras, Sergio Ripamonti, el propietario de Camilín Camilón, resumió su sentir a pocas horas del GPI Latinoamericano (G1). Y lo hizo en medio de una conferencia de prensa que convocó a decenas de periodistas nacionales y extranjeros, algo inusual en víspera de lo que será la gran carrera sudamericana.

Una inesperada baja se produjo esta mañana del XXX GPI Latinoamericano (G1). El caballo chileno Salto del Indio (Happy Hunting) quedó borrado de la competencia, tras acusar una fiebre de casi 40 grados en la madrugada del sábado. La noticia fue brindada por su entrenador, Juan Pablo Baeza, quien había reconocido que el juvenil de 3 años era la principal carta de los representantes sureños.

A solamente 48 horas de lo que será la disputa del XXX GPI Latinoamericano (G1), el ambiente que reina en la Villa Hípica Internacional empieza a ser bastante positivo. Las delegaciones visitantes vienen trabajando con ahínco y dedicación para recuperar parte del tiempo perdido en la demora de su llegada a Monterrico, sucedida a inicios de semana.

Los que hubieron sido los primeros en llegar a la Villa Internacional del Hipódromo de Monterrico, terminaron siendo los últimos. Las delegaciones de caballos argentinos y uruguayos recién pudieron hacer su ingreso al Coloso de Surco a las 6:00 am (hora peruana) del lunes, 28 horas después de que el carguero que los transportaba saliera de la ciudad de Montevideo.

Un final que se veía venir. El jinete Carlos Trujillo y el Stud Kash Lee, de propiedad del empresario Martín Tsai, decidieron poner punto final a la relación laboral que sostenían y no renovaron contrato para la presente temporada.

A 10 días de la disputa del GPI Latinoamericano (G1), el Hipódromo de Monterrico sigue viviendo intensamente lo que será la trigésima edición de esta importante competencia que reunirá no solo a representes peruanos, sino a caballos llegados de Argentina, Brasil, Chile, Uruguay.

El XXX GPI Latinoamericano (G1) empieza a entrar a su recta final en el tema de la organización. Esta tarde se dio a conocer el cronograma de actividades oficiales previos a la competencia que se celebrará en el Hipódromo de Monterrico el próximo sábado 15.