Lun07242017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Nacionales
Nacionales

La milla del Clásico OSAF (G2 – 1.600m) nos trajo las dos caras de la moneda. La positiva es el ingreso a la historia del buen caballo Arezzo (Rock Hard Ten) que no solo logró ganar esta importante competencia, sino que logró hacerlo por tercera vez consecutiva, lo que es sin duda todo un récord que será difícil de igualar. La cara negativa fue la lesión y el problema que tuvo en plena competencia el favorito Inesperado (Land Of the Giants) y de lo que hablaremos líneas más adelante.

Fueron un poco más de 57 segundos de pura emoción. Y es que las carreras del kilómetro son así, desde la salida los caballos no se dan tregua y muchas veces un pequeño detalle en el recorrido puede costar la carrera. Por eso es más meritorio el triunfo del noble y corajudo Donjuan (Yazamaan) que a diferencia de su carrera anterior, su jinete Benjamín Cacha Padilla (que lo conoce como nadie) no tuvo la libertad inicial de estar en punta y por eso tuvo que sacar por quinta línea (partió a los palos) para poder avanzar y al final prevalecer en el Clásico América (G3 – 1.000m).

Para ganar una carrera de caballos no solo se necesita un purasangre que responda a las exigencias de la misma, sino también a un conductor que lo lleve con sapiencia y certeza. Pues, estos dos requisitos se cumplieron y fueron el motivo principal para que el clásico Pamplona (G1 – 2.000m, césped) tuviera al jinete Edwin Talaverano y a la yegua Birdie Gold (Birdstone) como excluyentes protagonistas.

Solo bastó 2 minutos 33 segundos y 79 centésimas, para que Edwin Talaverano y el caballo que condujo en forma magistral, Kodiak Boy (Museeb), entren en la historia hípica. Y es que la tarea de que este corajudo ejemplar gane dos ediciones del tradicional Clásico Jockey Club del Perú (G1 – 2.400m) no era nada fácil y que un jinete gane tres de los cuatro clásicos programados para la tarde dominical era igual o más complicada.

Llegó el esperado día para los hípicos y es que esta tarde es el día central del Festival Hìpico 2017 y se correrán las cuatro pruebas principales que pondrán en la cancha a los mejores especialistas de Monterrico en las diversas distancias. En primer término se correrá el Clásico OSAF (G2 – 1.600m) y nuestro pronóstico lo defenderá Inesperado, el hijo de Land Of The Giants, que ya demostró ser imbatible en la milla y va por su consagración. El segundo clásico será el América (G3 – 1.000m) que reúne a los mejores velocistas y donde nuestras preferencias son para Hipócrates, el hijo de Awesome Twist, que ya demostró ser un especialista en el kilómetro. Luego viene el esperado Clásico Pamplona (G1 – 2.000m, cèsped) donde nuestro voto lo defenderá la juvenil Birdie Gold, la hija de Birdstone, que en su última demostró adaptarse a la grama y ser muy corredora. Finalmente tenemos el esperado Clásico Jockey Club del Perú (G1 – 2.400m) donde nuestro pronóstico lo defiende El Enemigo, el hijo de Yazamaan, que ya demostró su calidad corredora y llegar a la distancia.

Estamos a pocas horas del tradicional Clásico Jockey Club del Perú (G1 – 2.400m) prueba central del Festival Hípico 2017 y Perú Hípico decidió navegar en sus archivos, para ver cómo le había ido en ediciones anteriores, a los profesionales que hoy estarán en el Hipódromo de Monterrico arriba de la silla de los diez ejemplares inscritos en la competencia.

Si en la jornada sabatina, los jinetes Carlos Trujillo y Edwin Talaverano, destacaron por lograr sendos cuadruplete y triplete, en el rubro de preparadores Juan Suárez no se quedó atrás y logró nada menos que un aplaudido quintuplete de victorias, con lo cual se aleja aún más en la punta de las estadísticas de los preparadores.

Desde hace un tiempo venimos diciendo que la calidad de jinetes que hay actualmente en el Hipódromo de Monterrico, nos permite no solo gozar de electrizantes y disputados finales, sino de poder deleitarnos de la alta calidad y técnica que todos ellos poseen. Pues la tarde del sábado, dos de estos ‘profesionales de la fusta’ sacaron lo mejor de su repertorio. Nos referimos a Carlos Trujillo y a Edwin Talaverano, quienes en la jornada lograron lucidos cuadruplete y triplete de victorias, respectivamente.

La inspirada conducción que aplicó Edward Tolentino a la yegua Waymea (Pegasusbystorm) esta tarde generó lo siguiente:  1) que sea la ganadora del Clásico Selectos Potrancas (L -- 1,400, arena), 2) que mantenga su título de invicta en sus dos salidas a la cancha, 3) que impida que la favorita Samoa(Man Of Iron) siga con su título de invicta e imbatible y 4) que el jinete Carlos Trujillo consiga un triplete clásico, algo que hubiera sido histórico.

Gracias a una acertada conducción del jinete Carlos Trujillo, el potrillo Sir James (Singe The Turf) pudo hacerse del Clásico Selectos-Productos (L --- 1,600m, cèsped) y mantener su condición de invicto, en una carrera intensamente disputada y que mantuvo su emoción de principio a fin. Y destacamos el acierto del buen jinete nacional, pues si no hubiera actuado con el acertado criterio que empleó en los primeros tramos de la carrera, donde tuvo algunos problemas, quizás su conducido no hubiera resistido la fuerte atropellada de El Gran Timo (Flanders Field) que finalmente fue su escolta y llegó a solo medio cuerpo.