Mié07262017

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Opiniones
Opiniones

El fin de semana pasado no se disputó carreras clasificatorias para la edición 141 del Kentucky Derby (G1 – 2.000 m), que se correrá en el 2015. Este fin de semana tampoco abran competencias clasificatorias. Los productos nacidos en 2013, que recién cuentan con dos años de edad y que cumplen 3 años el 1 de Enero del 2015, participan  del siguiente cronograma de pruebas selectivas con miras al Derby, las mismas que van hasta el 18 de Abril y que otorgan diferentes puntajes como ya explique en la nota anterior.

Parece muy pronto, pero el tiempo vuela y el sábado 6 de Setiembre se inició nuevamente el ciclo de carreras clasificatorias para la primera corona americana. La primera carrera que compone el trío es el tradicional Kentucky Derby (G1) , cuya edición número 141, se correrá en Churchill Downs en Louisville, Kentucky, el 2 de Mayo del 2015.

El escándalo a grandes proporciones que ha generado la denuncia de la organización PETA, le ha dado a la hípica un duro golpe en cuanto a su imagen frente al público sobre la forma en la que se desarrolla el mundo interior de las carreras de caballos.

Es probable que a usted no le vaya a gustar lo que va a leer en las siguientes líneas. Es probable, también, que pueda pensar que un espíritu antipatriótico me ha inundado el alma. Pero también es probable que esté de acuerdo con algunos de los conceptos que manejaré en el presente texto y que, tal vez para evitar la reacción de los “patriotas”, prefiere guardárselos. Lo cierto, es que no sería consecuente con mis ideas, ni mi visión sobre la hípica, si no expusiera algunas de las sensaciones poco agradables que me dejó el reciente Gran Premio Latinoamericano (G1).

Hay un tema que en los últimos días ha generado diversos comentarios en el ambiente hípico y está referido al paciente trabajo que viene realizando la Comisión de Análisis del Hipódromo de Monterrico. Entendemos que no debe ser sencillo para nadie tener que lidiar, casi constantemente, con diferentes casos de tratamientos medicamentosos antirreglamentarios y buscar, no solo de sancionar, sino evitar que éstos se multipliquen, empañando la imagen del espectáculo hípico.

Por momentos parece mentira que hayan pasado más de 10 años desde que decidimos plasmar lo que en ese entonces parecía una idea peregrina: Lanzar una página web que informara permanentemente sobre el acontecer hípico nacional. Y encima hacerlo en una de las peores crisis que haya vivido el Deporte de los Reyes a lo largo de su historia.

Pero nos trazamos ese reto por esa pasión que le tenemos a la fiesta del turf, porque estábamos seguros que si uníamos el trabajo de todos los que realmente nos sentíamos atraídos por este espectáculo y poníamos nuestro grano de arena desde la tribuna de las comunicaciones, había cómo salvar lo que parecía insalvable.

Así, en medio de una coyuntura de pagos atrasados, huelgas de jinetes y propietarios, dirigentes cuestionados, medios de comunicación que le cerraban el espacio al tema de las carreras de caballos, haras que desaparecían y producción de purasangre reducida casi al mínimo, apareció Perú Hípico como aquella alternativa para que los aficionados encontraran no solo el espacio que los medios convencionales ya no le daban al turf, sino como el lugar donde había que decir con voz fuerte, lo que muchos no se atrevían a decir, o lo hacían casi como un susurro.

Hacerlo, lo sabíamos, implicaba correr riesgos. Enfrentarse casi en solitario a lo que fue la peor gestión administrativa de la actividad hípica en los últimos años, costó intimidaciones y hasta prohibiciones de parte de los que en su momento se creían los todopoderosos para evitar que siguiéramos adelante.

Pero lejos de no contar con el respaldo de aquellos que desde la sombra decían una cosa y en frente opinaban lo contrario, seguimos batallando ofreciéndole al público aficionado aquello que quería: La verdad.

Han pasado más de 10 años y, felizmente, muchas cosas cambiaron a favor de la hípica. Se consiguieron logros que ayudaron a que el turf nacional encontrara el camino para salir del lugar al que había caído. Y todo ello se fue graficando a lo largo de las miles de noticias que se fueron subiendo a la red y que el público empezó a compartir y a comentar.

Hoy que presentamos este nuevo y renovado portal, queremos hacerlo renovando nuestro compromiso con los aficionados leales a la fiesta del turf. Con aquellos que se hicieron hípicos gracias a lo bello que ofrece el espectáculo, que saben deleitarse con una carrera de caballos y que gozan cuando la maestría de un jockey se combina con la nobleza de un purasangre para entregarse a un final reñido.

Le hemos querido dar una nueva cara a Perú Hípico, aunque la esencia no cambia. La forma no varía el fondo. En esta nueva plataforma, mucho más interactiva, dinámica y moderna, usted podrá estar no solo más enterado de aquellas noticias que le pueden interesar sobre el acontecer del turf, sino que se las seguiremos contando con seriedad, nuestro sello a lo largo de todo este tiempo.

No caer en la chismografía o el periodismo fácil y barato, ese que tanto daño le ha hecho a nuestra sociedad en general y al turf en particular, seguirá siendo nuestro estandarte, para apostar por la recuperación de una actividad que debe volver a ser la fiesta que aprendimos a amar.

Se inicia una nueva etapa en la vida de Perú Hípico y sirva el momento para renovar nuestro compromiso con el turf y con sus fanáticos. Nos comprometemos a seguir apostando por una hípica alturada y de caballeros, un espectáculo del que nos sintamos orgullosos. Así lo hicimos hace 10 años y hoy queremos invitarlos a que juntos logremos ese objetivo.

Quedan ustedes con un nuevo y moderno formato para que puedan estar al tanto, permanentemente, de lo que pasa en el mundo del turf. Porque en Perú Hípico usted encontrará… solo noticias.

Página 2 de 2