Vie08172018

Última actualizaciónJue, 20 Feb 2014 2am

Back Usted está aquí: Home Nacionales Lima

Lima

Uno ve a Ariso (Six Zero) ganar el Clásico Aniversario de la Fundación del Jockey Club del Perú – Junta Ejecutora de la Ley 10345 (L – 2.000 m) y lo primero que se pregunta es: ¿qué le pasó en su anterior? El castaño cariblanco que hoy ganó al reverendo galope la prueba central de Monterrico era la versión contraria a lo que se vio la tarde del 9 de febrero, cuando falló sin explicación en el Clásico Alfredo Benavides Diez Canseco (L – 2.000 m), la segunda prueba de clasificación al GPI Latinoamericano (G1). (VER VIDEO).

Otro caso de doping se hizo público en la semana del GPI Latinoamericano (G1 – 2.000 m) y que por toda la algarabía vivida, no tuvo el eco mediático de anteriores situaciones. Se trató del potrillo Facheng (What’s Your Edge), que dio positivo a Boldenona tras ganar el Clásico Concejo Distrital de Santiago de Surco (1.000 m) el pasado 7 de diciembre.

Si bien era el gran favorito del Clásico Socios Vitalicios del Jockey Club del Perú (R – 1.200 m), alrededor de Facheng (What’s Your Edge) giraba un halo de duda respecto de si los progresos le alcanzarían para reencontrarse con el triunfo clásico. (VER VIDEO). Había corrido la semana pasada frente a Good Shine (USA, Sharp Humor) en la Copa James Galiano (1.000 m) y una mala partida lo sacó de la pelea por la victoria.

Su rostro acongojado, triste y lloroso contrastaba con esa sonrisa que siempre dibuja al más leve saludo. Josiane Gulart, la bella jocketa brasileña, quien se quedó sin correr el sábado en el GPI Latinoamericano (G1) debido a las indocilidades de su caballo Victory Is Ours, lucía deprimida. El incontrolable llanto era una mezcla de rabia e impotencia, acaso lo que origina la amargura más profunda.

Un cambio de preparación que para muchos se veía venir, se produjo en las últimas horas. El Stud El Herraje, de propiedad de Samir Abudayeh Giha, vicepresidente del Jockey Club del Perú, reenvió toda la caballada a manos de Augusto Olivares Otero, quien actualmente marcha en el segundo puesto de la estadística general de preparadores en el Hipódromo de Monterrico.

Comprar un caballo de carreras, para muchos propietarios, sobre todo sudamericanos, no siempre resulta un buen negocio. El gusto por los purasangres y por la fiesta del turf, impulsa a que puedan desembolsar importantes sumas de dinero para tener al campeón que les pueda dar la gloria y permitir quedar en la historia del Deporte de los Reyes.

Era un rumor generalizado desde hace dos semanas, pero finalmente se concretó la tarde del sábado. La Organización Sudamericana de Fomento al Purasangre (OSAF) confirmó que el Hipódromo de Palermo, en Argentina, será sede de la próxima edición del GPI Asociación Latinoamericana de Jockeys Clubes e Hipódromos (G1 – 2.000 m), que debería tener lugar el sábado 14 de marzo.

Los lamentables hechos suscitados con las delegaciones extranjeras que llegaron a competir la semana pasada en el XXX GPI Latinoamericano (G1 – 2.000 m), han originado una enérgica respuesta de parte del Jockey Club del Perú, que ha tomado cartas en el asunto para deslindar responsabilidades sobre estos casos.

A nivel de números, el GPI Latinoamericano (G1) batió todo tipo de records. Las expectativas que se cifraron alrededor de las apuestas fueron superadas largamente, al extremo que se consiguieron las mejores recaudaciones, por lo menos, de los últimos 10 años.

El jinete se para en los estribos, se persigna, mira al cielo, golpea el aire con el puño. Lo grita, lo llora, lo ríe. Juan Eugenio Enríquez todavía no puede creer que había ganado el GPI Latinoamericano (G1). Piensa que es un sueño, una ilusión repetida durante la semana. Su mente es una mezcla de ideas. Su corazón, de sentimientos.